La Medicina Regenerativa se encarga de potenciar la regeneración y reparación de tejidos del propio cuerpo. Los tratamientos más conocidos son las Células Madre, el Plasma Rico en Factores de Crecimiento Plaquetario Ozonizado y la Terapia con Orthokine Ozonizado.

Abarca el conjunto de tratamientos y técnicas que estimulan el sistema inmunitario teniendo en cuenta la conducta adoptada por nuestro cuerpo para reemplazar las células dañadas por otras sanas en determinados tejidos.

Cuando un tejido se daña nuestro organismo pone en marcha un sistema de autodefensa con el objetivo de reparar el tejido lesionado. La medicina regenerativa hace uso de estos mecanismos para implantarlos en la zona lesionada y así acelerar el proceso de recuperación de lesiones.

Gracias a la medicina regenerativa es posible reducir y frenar los síntomas de lesiones que hasta el momento eran intratables como por ejemplo la artrosis. Los tratamientos más conocidos en la medicina regenerativa son las Células Madre y el Plasma Rico en Factores de Crecimiento que son cada vez más empleados por sus óptimos resultados ya que aceleran la recuperación de lesiones y reducen el dolor.

En definitiva, la medicina regenerativa conocida también como medicina biológica o molecular utiliza los mecanismos de nuestro organismo para recuperar, tratar y prevenir lesiones y enfermedades degenerativas como la artrosis.

Ver técnicas de tratamientos