El Ozono (O3)

Es una variedad triatómica especial del oxígeno, que se forma naturalmente en las altas capas de la atmósfera y que fue descubierto en 1840. Inicialmente se empleó como germicida, por su alto potencial. Para su aplicación en medicina (ozonoterapia) se produce a partir de oxígeno medicinal, mediante generadores especialmente diseñados.

La Ozonoterapia

Es la aplicación del ozono al organismo humano, con técnicas especiales, y con fines terapéuticos. Sus inicios datan de la Primera Guerra Mundial, para desinfección de heridas. En los últimos 20 años se han venido descubriendo otras importantes propiedades terapéuticas y aplicaciones.

Los efectos beneficiosos de la Ozonoterapia en el organismo humano:

  • Oxigenante: Aumenta la capacidad de la sangre para absorber mayor cantidad de oxígeno por todo el organismo, mejorando la circulación y las funciones celulares en general. También estimula las enzimas que participan en su metabolización. Estimula la glicolisis (aprovechamiento de los azúcares), que es la fuente fundamental de energía para todas las células, con lo cual mejoran sus funciones generales. Por ello es de gran utilidad en insuficiencias vasculares periféricas, cardiacas, diabetes, etc.
  • Revitalizante: Relacionado con el efecto anterior, tiene capacidades para promover la recuperación funcional de numerosos pacientes afectados por enfermedades degenerativas de diverso tipo, tales como: Demencia senil (vascular y Alzheimer), Accidentes vasculares encefálicos y cardiacos, Neuritis óptica, Glaucoma, Retinitis pigmentosa, Hipoacusia, etc.
  • Antioxidante: (eliminador de radicales libres): Es el único medio, hasta ahora conocido, que es capaz de estimular todas las enzimas celulares antioxidantes que se encargan de eliminar los radicales libres y otros oxidantes peligrosos del organismo (Glutatión peroxidasa, Catalasa, Superóxido dismutasa y otros que garantizan el funcionamiento de los anteriores). Es este el medio mas natural y eficaz de lograrlo, puesto que las enzimas son mucho más eficientes que ninguna otra vitamina o sustancia para este fin. Por ello, retarda también los procesos de envejecimiento celular.
  • Inmunomodulador: En dependencia de las dosis y formas de aplicación es capaz de estimular las defensas inmunológicas, siendo especialmente útil en la prevención y tratamiento de las enfermedades infecciosas ya sean por virus, bacterias u hongos, aumentando el poder del organismo en pacientes con defensas bajas, o de modular las reacciones inmunológicas exacerbadas, que producen las llamadas enfermedades autoinmunes. Es por ello que se le considera un BRM (Biological Response Modifier o Modulador de la Respuesta Biológica).
  • Regenerador: Es capaz de promover la regeneración de diferentes tipos de tejidos por lo cual resulta de gran utilidad en la cicatrización de lesiones de dificil curación, en ulceraciones de diverso tipo, en los tejidos articulares, en medicina estética, etc.
  • Antiálgico y antiinflamatorio: En aplicación local directa presenta estos efectos: neutraliza mediadores neuroquímicos de la sensación dolorosa, y facilitando la metabolización y eliminación de mediadores inflamatorios como histaminas, quininas, etc.
  • Germicida: Inactiva o elimina todo tipo de microorganismos patógenos, como bacterias, hongos y virus. Siendo extremadamente útil en el tratamiento de enfermedades infecciosas.

En resumen, la ozonoterapia conduce a una mejoría significativa general de muchos procesos fisiológicos del organismo, mejorando la calidad de vida y la capacidad de trabajo, sobre todo en casos donde se comienzan a notar estos efectos. Igualmente compensa y retarda el deterioro que se va produciendo en el organismo con el envejecimiento. Sus efectos son también duraderos en el tiempo.

Es una lástima que la ozonoterapia no sea más conocida y no se beneficie mucha más gente de sus espectaculares bondades ya que es un tratamiento muy eficaz, inocuo y económico.

Ver técnicas de tratamientos