Plasma Rico en Factores de Crecimiento Plaquetarios Ozonizados (PRPO)

 

El Plasma Rico en Factores de Crecimiento Plaquetarios Ozonizados (PRPO) contiene unas proteínas solubles que están en las plaquetas, encargadas de transmitir un estímulo o señal a las células madre adultas para que estas se transformen en células específicas del tejido que deben formar (cartílago, meniscos, ligamentos, huesos, tendones, etc.) y así empezar la regeneración del proceso patológico que queremos tratar.

Históricamente se inició su uso a principios de los años 90, aunque ya existían estudios clínicos del potencial de los factores de crecimiento en curación de heridas y lesiones desde 1982. Es en los últimos años cuando ha empezado a ser un elemento de aplicación habitual, gracias a la simplificación de los sistemas de obtención que emplean menos tiempo, menor volumen de sangre, son portátiles y de inferior coste económico.

La manera de obtenerlo es la siguiente: Se extrae sangre del paciente, se ozonifica, para potenciar su efecto, se separan los componentes sanguíneos e inmediatamente se introduce el plasma que contiene las plaquetas ricas en Factores de Crecimiento en la zona o articulación que queremos tratar.

Todo en un ambiente totalmente estéril.

Este proceso puede durar unos 15 ó 20 minutos y los efectos se pueden comprobar a los pocos días, siendo recomendable un mínimo de tres sesiones para conseguir el efecto deseado.

factores+de+crecimiento+2+g

factores+de+crecimiento+g

El uso de plasma rico en Factores de Crecimiento Plaquetario Ozonizado (PRPO) está considerado como una revolución entre las terapias más avanzadas y novedosas en curación y regeneración de tejidos.

Es particularmente efectivo en artrosis ya sea de rodilla, cadera, tobillo, hombro, etc., en roturas, desgastes o fisuras del cartílago articular, de meniscos, en tendinitis o degeneración de tendones, en distensiones o roturas de ligamentos, en regeneración y curación de ulceras, quemaduras, abrasiones, cicatrices de piel, en roturas y desgarros musculares, etc.

No genera rechazo ni contagio de ningún tipo. Es de fácil obtención, no produce apenas molestias y puede ser combinado con otros tratamientos (ácido Hialurónico, Ozono, etc.).

En definitiva es un tratamiento que reduce o hace desaparecer el dolor porque reduce o hace desaparecer el problema que lo causa.